Lamentablemente la escasa capacidad de trabajo neuronal de las mayorías es impermeable a veces a las crisis por falta de información o de capacidad para procesarla y escaso respeto a la ética y la verdad de las elites con posibilidades de acceso al gobierno.