No: con un estilo de vida saludable, sin comida procesada, sin drogas, sin guerras y con amor, las vacunas no sólo no hacen falta sino que perjudican.